Portada » Lo insólito

Lo insólito: La destrucción de la Atlántida

14 July 2009 7,691 views

¿Cómo empezó la leyenda?

Todo empezó cuando el gran filósofo griego, Platón, escribió la historia en los Diálogos de una misteriosa isla en 360 AC. La historia de Platón cuenta que un griego famoso, con el nombre de Solon, visitó Egipto en 600 AC donde escuchó la historia de una isla llamada Atlantis que se habí­a hundido miles de años atrás.

Platón oyó la historia y decidió escribirla. Según el filósofo, Atlantis medí­a 370 kilómetros de ancho y 550 kilómetros de largo y estaba situada más allá de los Pilares de Hercules (hoy conocido como el Estrecho de Gibraltar). Platón dijo que la civilización de la Atlántida estaba muy avanzada. La gente era rica y poderosa. Sus edificios estaban cubiertos en bronce y plata y los techos estaban cubiertos de oro. También tení­a canales y túneles por donde pasaban los barcos.

En la cima de una montaña, se encontraba el Templo de Poseidón. Las paredes estaban cubiertas de plata y las puntas del techo de oro. También estaban las estatuas de los 10 reyes de la Atlátida. Pero la estatua más grandiosa era la de Poseidón, el dios del mar. Cada cinco o seis años los reyes de reuní­an para discutir asuntos de la isla o para hacer servicios religiosos. Según Platón, el primer rey se llamaba Atlas y por eso le pusieron Atlántida (hija de Atlas) a la isla y Océano Atlántico al mar.

Los últimos dí­as y la catástrofe

Cuenta la historia de Platón que la gente de Atlantis empezó a creerse mejor que la otra gente del mundo. Empezaron a atacar y a conquistar otros paí­ses y a esclavizar a su gente. Cuando trataron de atacar Atenas, Grecia, no pudieron. Poco después de esta derrota, llegó “la venganza de los dioses” y la gran civilización construí­da con oro y plata fue destruí­da en tan solamente un dí­a y una noche. Su tumba, el grandioso mar que la rodeaba.

Según el libro de Frank Joseph, La destrucción de la Atlántida, todo empezó con un mal presagio. El dí­a antes de la catástrofe, una nube negra se posó sobre la Montaña Atlas. Todas las aves de la isla huyeron. Los canales se vieron inundados de peces muertos y los elefantes estaban atemorizados. El sacerdote encargado de observar la Montaña Atlas se alarmó mucho al ver unos relámpagos azules sin truenos que iluminaban la nube.

Después de un pequeño terremoto, el sacerdote entró alarmado ante el emperador a decirle que la montaña se habí­a deformado y parecí­a estar embarazada de un horrible peligro. Después vinieron más terremotos, truenos con sonidos aterradores y hasta una tormenta de fuego con miles de piedras ardientes cayendo sobre la tierra. La negra nube ahora cubrí­a la mayor parte del cielo. El pico de la montaña Atlas incendiaba el cielo, la lava corrí­a por las pendientes destruyendo casas y templos a su paso. Miles de atlantes morí­an o se suicidaban lanzándose al agua hirviendo de los canales. Por último, una pared de agua de 150 metros de alto se levantó desde el mar y cayó sobre la isla para hundirla para siempre.

La búsqueda de la Atlántida

Por más de 2,000 años la gente se ha preguntado si esta historia es cierta o si es solamente una fábula de Platón para ilustrar sus ideas sobre lo que puede pasar cuando una civilización se vuelve muy poderosa. Después de todo, se parece mucho a otras leyendas como por ejemplo la historia que sale en la Biblia sobre Sodoma y Gomorra. Platón asegura en sus escritos que estaba hablando de un hecho real. Sin embargo, su alumno, Aristóteles, asegura que era solo una fábula.

Uno de los problemas que se ha encontrado en la búsqueda de la Atlántida es que probablemente Platón cometió algunos errores matemáticos al describir la isla. Los cientí­ficos dicen que el sí­mbolo egipcio para el número cien se parece mucho al sí­mbolo griego para el número mil. Si Platón cometió este error, la isla pudo haber sido más pequeña, la catástrofe fue más tarde y la localización de la isla también es errónea.

En 1968 se descubrió una estructura de roca cerca de la Isla Bimini. Algunos creen que puede ser parte de la Atlátida. Pero muchos cientí­ficos creen que es simplemente una formación natural.

Autora: Andreí­na Mendez

Referencias:
Atlantis por Michael Martin
La destrucción de la Atlántida por Frank Joseph

Ver -Lo insólito-en otras ediciones

Se permite usar los artículos e historias de la Revista Amanecer en otras páginas de Internet siempre y cuando se ponga el nombre del autor y un link a http://www.mis-remedios-caseros.com

 

Gotas de humor


3 Comments »

  • Georgeos Dí­az-Montexano dijo:

    Hace años que destruí­ definitivamente esa falacia histórica de la tan manida frase donde supuestamente Aristóteles negaba la existencia de la Atlántida de Platón. En realidad no ha sido más que una mera falacia, es decir, una ¡Gran Mentira! creada por escépticos y antitlantistas, tergiversando un fragmento de Estrabón. Recomiendo que se lea mi artí­culo “La Atlántida y Aristóteles. El que la soñó la hizo desaparecer.
    Historia de una falacia histórica”, que además es un capí­tulo de mi obra “La Atlántida Histórica. El estudio de las fuentes primarias y secundarias”.

    link: http://www.antiquos.com/La-Atlantida-de-Platon/modules.php?name=News&file=article&sid=105

    Saludos cordiales,
    Georgeos

  • jessi dijo:

    hola soy jassi :me canta el ocultismo; leer libro sobre que se relaciona sobre el yoga, ya que yo lo practico en meditación y e tenido experiencia y también hago viajes astrales. lo he experimentado…

  • Farid dijo:

    porque es cierto , quisas platón estaba demente,supuestamente “LA ATLANTIDA” puede encontrarse en sudamerica.

Dejar comentario