Portada » Featured, Mini romances y tragedias

Cuento: Los Tres Consejos

30 March 2011 10,446 views

Por mutuo acuerdo, un matrimonio muy joven y con un hijo por venir, pensó que era mejor que el esposo fuera a trabajar a la ciudad para ganar unos pesos más y así, resolver sus necesidades. Como aquel hombre no era preparado, se hizo criado en la casa de un hombre muy rico, pero también muy avaro.

Sigifredo trabajó y trabajó, sin recibir ni un centavo de su patrón. Pasó un año, dos, tres, veinte a?os y aquel hombre temeroso de perder su sueldo y su trabajo, sin saber qué había sido de su familia, reclamó al patrón. El patrón enojado le dio tres mil pesos sólamente. Sigifredo no insistió más y alistó su mochila.

Al salir, fue detenido por el avaro patrón que le dijo,

– A cambio de los tres mil pesos , te daré tres consejos, acéptalos o se volverán palizas.

Triste, cabizbajo y sin un centavo ya, Sigifredo continuó su camino repitiéndose una y mil veces, los tres consejos:

-No preguntes lo que no te importa.
-No cambies nunca el camino que lleves.
-La cólera de hoy, guárdala para mañana.

Mientras caminaba, vio a un hombre colgando monedas de oro en cada rama. Recordó aquel primer consejo y calló, pero aquel hombre lo detuvo y le dijo,

-He engañado y me aproveché de inocentes, estoy arrepentido. Tu eres la primera persona que no me pregunta nada, te daré a ti las monedas y cinco caballos para que puedas cargarlas.

Siguió su camino, cuando se encontró a diez hombres que lo invitaron a unos tragos, Sigifredo recordó el segundo consejo y prefirió quedarse cuidándoles los caballos. Aquellos hombres fueron asaltados por unos ladrones y fueron asesinados. Sigifredo se dirigió a su pueblo, llevando consigo a 15 caballos.

Ya en el pueblo, quiso asegurarse de la honestidad de su mujer, pidiéndole posada, pero su mujer se negó. Desde la esquina miró que un joven entraba a su casa, indignado, agarró la escopeta, entonces recordó el tercer consejo. Apenas amaneció y se dirigía a saldar cuentas, escuchó al joven decir

-Madre, hoy vuelvo al mediodía.

Lee mas cuentos cortos aquí

Edición de Abril 2011

abril
Se permite usar los artículos e historias de la Revista Amanecer en otras páginas de Internet siempre y cuando se ponga el nombre del autor y un link a http://www.mis-remedios-caseros.com

 

Gotas de humor


Dejar comentario